Estas fotos estan con derecho de imagen. Contactanos si desea una foto.

Porque seguimos utilizando rollos fotograficos

Henri Cartier Bresson era uno de los mejores fotógrafos del siglo 20. Fotografiaba únicamente con rollo – exclusivamente con una Leica y un lente 50mm – y se puede que es considerado como el padre de la fotografía callejera. Una de sus frases más conocidas es “Your eye must see a composition or an expression that life itself offers you, and you must know with intuition when to click the camera.”

Obviamente Cartier-Bresson vivió en un tiempo diferente en cuanto a la fotografía. Cuando él tomaba fotos, con cada rollo se tenía la oportunidad de tomar menos de dos docenas de fotos que se podían decir “buenas”, comparado con la era digital de ahora, donde las desventajas y ventajas pueden variar mas de lo que uno se imagina.

Lo que también dijo Cartier-Bresson es: “Tus primeras 10.000 fotos son las peores.”, no sé si alguna vez han comprado, tomado, revelado e impreso un rollo, pero todo esto toma su tiempo y puede resultar bastante costoso, inclusive para algunas personas podría ser hasta algo agobiante.

Supongo que desde ahí podemos comenzar a explicar todo.

He tomado fotos por casi 16 años, todo empezó cuando mis padres me regalaron una Nikon compacta, por mi cumpleaños. Cuando tenía 17 años decidí comprar mi primera cámara analógica, porque me apasionaba tomar fotos, y más aún todo el proceso relacionado con la fotografía a rollo. Me fascinaba todo lo que se podía encontrar en ese entonces, sobre todo en revistas. Por otro lado, las cámaras de rollo en general son más baratas, por lo menos en Europa se puede conseguir una cámara en buen estado pagando no más de 50 euros, comparado con unos 400-500 dólares por una cámara semi-profesional digital. Por lo que se puede decir que la cámara analógica realmente es una buena oferta. Las primeras fotos que tomé con mi primera cámara no salieron como tenía en mente. A pesar de que el proceso de tomar la foto en sí, es la misma entre una digital y analógica, en esta última no se puede ver la foto luego de tomarla y al no tener un modo automático tan confiable, me costó algunos rollos hasta llegar al punto en donde mis habilidades de fotógrafo se perfeccionaron y mi instinto se desarrolló.

Amo todos los tipos de fotografía, digital y analógica, por varias razones. Ya que hay una “batalla” entre digital y analógica recientemente, decidí que yo, como fotógrafo iba a usar los dos, y así podría dar mi opinión.

Porque tomo fotos en rollo

Oda a película

Si me preguntan cual es mi forma favorita de tomar fotos, es sin duda con rollo. Esta es emocionante, imprevisible y te enseña sobre la fotografía y su arte. Nos enseña a tomar en cuenta los detalles y más que nada cosas sobre ti mismo que no vas a aprender en ningún otro lado. Pondrá a prueba tus límites, tu paciencia, tu sensibilidad, tu confianza y te dará frustrará algunas veces, pero sus recompensas son inigualables. 

 Te enseña paciencia

Una de las desventajas de los rollos es que solo hay pocas oportunidades de lograr la toma que quieres. Dependiendo de la cámara o el formato del rollo que utilizas tienes de 12 a 36 fotos en cada rollo. Con digital puedes tener la cantidad de fotos que caben en una tarjeta de memoria, hasta miles de ellas.

Tomar con rollo te enseñará paciencia porque gastar medio rollo para tomar una foto mediocre de una estatua en un parque en algún lugar, te mostrará lo valioso que es de ser paciente, tomar tu tiempo y encontrar el ángulo adecuado, y que en vez de tomar 50 fotos y después ver cual es la mejor, con la analógica simplemente uno se vuelve detallista y perfeccionista para lograr esa foto anhelada sin mayor error ya que la única manera de saber si la tomaste bien es de revelar y escanear la foto después.

Es emocionante, da miedo, pero cada rollo es nuevo y divertido reto.

Te enseñará sobre composición

Justo por no tener la opción de margen de error con los rollos, te enseña mucho sobre composición. En vez de estar en segundo plano después del sujeto o luz, empiezas a ver a cada aspecto de cada foto que tomas. Cada línea, cada Angulo, cada sombra, cualquier pequeño detalle empieza a notarse y se convierte en algo muy importante. Los rollos aseguran que cada foto que tomas tenga sentido y que exista algo especial en ella.

Las fotos analógicas son hermosas.

No hay otra manera de decirlo: las fotos en rollo se ven más llamativas que las digitales. Tonos, texturas, colores… a la gente les encanta la foto de rollo porque tiene un “look” distinto. No importa que tan increíble es tu cámara digital o que tanto edites las fotos, no hay manera de imitar el look de rollo. Cada foto digital que tomamos tenemos que editar, pero las fotos de rollo solo se escanean y listo, no hay necesidad de editarlas, en su mayoría.

¿Cómo influenció la fotografía en mí?

La fotografía analógica es una metodología complicada de aprender. Es difícil empezar con ella, hay mucho margen de error y hay tantas variables que pueden tener una influencia tanto positiva y negativa en cada foto. Es casi imposible lograr una misma foto dos veces con rollo.

Cuando nos tomamos tanto tiempo en tomar fotos digitales, que nos permiten ver la foto inmediatamente luego de tomarla, y de darnos cuenta de errores que se pueden cambiar inmediatamente robando así tanta magia que involucra tomar una buena foto. Con los rollos, todo está pasando, en el momento mismo que se toman la foto. Cuando una foto de rollo está un poco desenfocada, un poco sub- o sobre expuesto, le hace un poco más especial. Por más que no sea perfecta, es ese el proceso que te hace disfrutar de la fotografía de una manera que es difícil conseguir con cámaras digitales.

Adoptar el renacimiento digital

Obviamente, no sería justo el no reconocer el uso de la fotografía digital. Esta ha convertido el proceso de aprender fotografía y de crear imágenes de una manera más fácil y más accesible que nunca. Ha cambiado la manera de tomar fotos. Sin embargo, por más que prefiera rollos, la fotografía digital tiene sus grandes beneficios especialmente cuando uno maneja una marca o una empresa visual.

Conclusión?

A la final del día siempre se trata de lo mismo: gusto personal. Personalmente creo que hay positivos y negativos tanto con rollos como con el área digital, cada uno tiene su propio uso en casos específicos. Si buscas algo más fácil de usar y confiable, la cámara digital es tu mejor opción. Pero si realmente quieres APRENDER fotografía, comprender y disfrutar de su arte, no hay mejor manera que la fotografía analógica.

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: